La contratación pública como herramienta de igualdad

Imagen de Harry Strauss en Pixabay

La contratación pública como herramienta de igualdad

Desde que en 2017 se aprobó la nueva Ley de Contratos del Sector Público, siguiendo varias directivas del Parlamento Europeo (las directivas 23, 24 y 25 de 2014), se han ido produciendo cambios importantes en la dinámica de las contrataciones realizadas por las entidades públicas. Ya no impera el principio de la propuesta más económica, que ha demostrado con creces que lejos de significar la mejor opción, en muchas ocasiones conlleva una menor calidad en el resultado final y en los recursos que intervienen en su proceso. Entre ellos, también los recursos humanos.

Ahora las entidades públicas pueden optar por la oferta que suponga la mejor opción calidad-precio, con todas las ventajas que eso puede suponer para empresas que opten por criterios de calidad. Hasta este cambio legislativo éstas se veían penalizadas, pues la mayor calidad siempre va asociada a un mayor coste.

Las cláusulas sociales, impulsoras de la igualdad

Además ahora las entidades públicas cada vez en mayor medida optan por incluir cláusulas sociales en los pliegos de condiciones de sus ofertas. Es decir, empiezan a implicarse también a través de su propio consumo en los cambios sociales que promueven desde otros ámbitos de actuación, (como por ejemplo el normativo). Y a través del cambio en su modo de consumir, promueven y multiplican el cambio en los diferentes agentes que se relacionan con ellas, como las empresas que optan a las contrataciones públicas.

Estas cláusulas pueden consistir en incorporar criterios de acceso, que en caso de no cumplirse impiden la posibilidad de presentación. También pueden premiar el cumplimiento de ciertos criterios con puntuaciones extra. Por ejemplo, que sea un criterio de acceso el que las empresas dispongan de un Plan de Igualdad, o premiar con un punto extra a aquellas empresas que disponen de uno.

De este modo, las empresas encuentran motivaciones adicionales para incorporar criterios de igualdad de oportunidades en su gestión. El necesario cambio social se ve multiplicado a través de su aplicación por el entramado empresarial, llegando en mayor medida a la ciudadanía.

Inversión en igualdad para administraciones públicas y empresas

Para llevar a cabo este proceso es necesaria la sensibilización y formación al personal público, para que se sienta motivado y sepa cómo incorporar estas condiciones en los pliegos de contratación.

También el asesoramiento y formación al personal de las empresas, para poder aplicar los criterios de igualdad en su gestión y beneficiarse de sus múltiples ventajas.

Noticias relacionadas:

Las compras de tu ayuntamiento pueden ser feministas

Contratación Pública Responsable

 

 

Emprender también tiene género

Emprender también tiene género

El día 16 de Abril ha sido el Día Mundial del Emprendimiento, un día que pretende reivindicar y dar a conocer el esfuerzo de quienes se atreven a poner en marcha un proyecto empresarial. El último informe GEM (Global Entrepreneurship Monitor) 2018/2019 indica que la iniciativa emprendedora tiende a ascender tras el descenso producido durante la crisis. También muestra que la brecha de género a la hora de emprender tiende a reducirse, (en España y a nivel mundial).

Distinto posicionamiento ante el emprendimiento

La explicación a la brecha de género a la hora de emprender tiene un componente externo, ajeno a las propias mujeres y derivado de unas condiciones de partida y de trato diferentes y menos favorables. Por ejemplo, los menores índices de estabilidad laboral, jornadas completas y salarios de las mujeres conllevan una menor capacidad económica, de ahorro y de endeudamiento; por lo que tanto los recursos económicos para poder invertir, como la posibilidad de acceder a financiación son menores. Ello repercute en las inversiones que realizan en sus proyectos, que suelen ser menores que las de los hombres.

Pero también existe un componente interno a la hora de explicar la brecha de género ante el emprendimiento, cuyo origen está en cómo nos posicionamos las mujeres. Por ejemplo la habitual menor confianza en nosotras mismas limita nuestra capacidad de asumir riesgos, al dudar en mayor medida de nuestra capacidad, e incide por tanto en una menor intención de poner en marcha un negocio y en un mayor nivel de abandono durante el proceso.

Estas y muchas más cuestiones se enlazan entre ellas, caracterizando unos procesos de emprendizaje y proyectos empresariales, no necesariamente peores, pero sí diferentes.

Por eso el día 19 de Noviembre es el Día Mundial de la Mujer Emprendedora. No sólo para incidir en el rol de la mujer en la economía, sino también para sensibilizar sobre los obstáculos específicos a los que nos enfrentamos a la hora de emprender.

Servicios de apoyo para emprender con perspectiva de género

Por todo ello es importante que los servicios de apoyo al emprendimiento integren la perspectiva de género en sus procesos, sabiendo detectar y trabajar las barreras específicas a las que se enfrentan las mujeres que emprenden. Para así resultar más efectivos a la hora de ayudarles a salvar los obstáculos que les impiden emprender en igualdad.

Noticias relacionadas:

Consulta en nuestra web qué tipo de servicios ofrecemos para emprendedoras y servicios de apoyo al emprendimiento.

Ayudas económicas para inversiones empresariales

Discriminaciones laborales con sesgo sexista

Discriminaciones laborales con sesgo sexista

Con motivo del pasado 8 de marzo la prensa nos ofreció una serie de artículos muy interesantes para que reflexionamos sobre la situación actual de vulneración de derechos laborales que sufren las mujeres en España.

Los periódicos hicieron referencia a la problemática en torno a la invisibilización de las mujeres en muchos ámbitos especializados, como en su ausencia en los libros de textos, la brecha laboral y las discriminaciones retributivas, las dificultades en el acceso al empleo, la penalización que se impone a la maternidad desde el ámbito del empleo, la desvalorización de los currículos de las candidatas a un puesto de trabajo, etc.

Frente a estos problemas que se basan en ideas sexistas que sostienen la división sexual del trabajo, lo más efectivo son la aplicación de medidas de igualdad sustentadas en buenos estudios y diagnósticos de género que permitan demostrar que la realidad no responde a esos prejuicios que consideran a las mujeres como trabajadoras menos óptimas o capaces.

Apostar por la Igualdad de Oportunidades para Mujeres y Hombres en el mundo laboral garantiza una serie de beneficios que además repercuten en la mejora de las condiciones de vida de la mitad de la población así como en el avance social hacia conductas más justas y equitativas.

 

Noticia relacionada:

https://www.elmundo.es/opinion/2019/03/07/5c8020acfdddffe7208b45d5.html

https://elpais.com/economia/2019/03/06/actualidad/1551874485_827040.html

https://www.lavanguardia.com/economia/20190311/46959998433/igualdad-laboral-brecha-genero-discriminacion-mujer.html