El acoso en el ámbito laboral

El acoso en el ámbito laboral

El acoso es aquella conducta encaminada a infundir miedo, intimidación, terror y angustia, a causar perjuicio laboral, generar desmotivación en el trabajo, o inducir a la renuncia del mismo. Ocurre frecuentemente cuando una persona quiere usar poder o control sobre otra.

Tiene el efecto de humillar, intimidar, o someter a alguien a través de un ataque personal. Son comportamientos indeseados y ofensivos para quien los recibe y hacen sentir a una persona incómoda o avergonzada, además de causarle daño emocional.

Quiénes ejercen el acoso

El acoso puede ejercerse de modo descendente (de alguien que tiene un puesto jerárquico superior, hacia otra persona con inferior escala jerárquica), ascendente (sigue el orden inverso y es menos habitual), u horizontal (entre personas con la misma escala jerárquica o por otras personas).

Así mismo, puede ejercerse de forma individual o grupal y hacia una persona o un grupo de personas.

Las situaciones de acoso laboral pueden provenir de personas que pertenecen a la misma empresa, o de personas que pertenecen a otras organizaciones, (empresas proveedoras, clientela, otras empresas que prestan servicios subcontratados o con las que se comparte espacio de trabajo).

Modalidades de acoso laboral

Maltrato laboral: Es la violencia contra la integridad física o moral, la libertad física o sexual y los bienes. Incluye expresiones verbales injuriosas o ultrajantes que lesionan la integridad moral, el derecho a la intimidad y el buen nombre de una persona.

Persecución laboral: Son las conductas reiterativas o arbitrarias que permiten inferir el propósito de inducir la renuncia de la persona empleada, mediante la descalificación, la carga excesiva de trabajo, cambios permanentes de horario, etc.

Discriminación laboral: Es el trato diferenciado por razones de etnia, raza, sexo, género, orientación sexual, expresión de género, origen familiar o nacional, credo religioso, preferencia política o situación social o que carezca de toda razonabilidad desde el punto de vista laboral.

Entorpecimiento laboral: Son las acciones tendentes a obstaculizar el cumplimiento de la labor, hacerla más gravosa o retardarla, causando perjuicio para la persona.

Inequidad laboral: La asignación de funciones que menosprecian a la persona.

Desprotección laboral: Son las conductas que ponen en riesgo la integridad y la seguridad de la persona, mediante órdenes o asignación de funciones sin el cumplimiento de los requisitos mínimos de protección y seguridad.

Noticia relacionada:

Cómo actuar frente al acoso laboral